Mário Vitória (2015) Num cruzamento é sempre necessária uma passadeira [tinta da china e acrílico s/papel, 50x65cm]

Destaque Semanal

Tão antiga quanto as lutas de poder nas sociedades, a ação direta em prol de transformações sociais e políticas tem vindo a ganhar novos palcos com o advento da sociedade da(...)
Sara Moreira

Destaque Semanal

Tão antiga quanto as lutas de poder nas sociedades, a ação direta em prol de transformações sociais e políticas tem vindo a ganhar novos palcos com o advento da sociedade da(...)
Sara Moreira

 

 

Burocracia

Antoni Jesús Aguiló
Publicado em 2019-04-01

Aunque hay quienes ya advierten señales de una burocracia incipiente en culturas arcaicas como la sumeria, dada la costumbre de dejar constancia escrita de sus resoluciones, el término bureaucratie se acuñó en 1765 en Francia por el economista fisiócrata Vincent de Gournay para referirse en sentido peyorativo al poder del cuerpo de empleados y funcionarios de la administración estatal dedicado al ejercicio de tareas especializadas. Parece que deriva de la palabra francesa bureau, la mesa de oficina importante cubierta con un bure o tela rústica, y del griego kratos, poder (da Silva, 2014). Dicho significado, que prevalece en el lenguaje cotidiano, se mantuvo a lo largo de los siglos XIX y XX como expresión del formalismo y el corporativismo de la Administración pública bajo regímenes autoritarios.

 

La definición inicial fue objeto de discusión y desarrollo posterior por la sociología y la politología eurocéntricas. Fue Max Weber (1964) quien, inspirándose en la estructura del ejército prusiano, estableció los criterios fundamentales de la definición hegemónica del término como un poderoso sistema de administración, público o privado, que presenta las siguientes características: racionalidad descrita como neutral, aséptica y objetiva; jerarquía de autoridad; impersonalidad y uniformidad (el trabajo se lleva a cabo en función de reglas unívocas que dejan escaso margen de flexibilidad); profesionalización y división del trabajo en cuadros especializados (los funcionarios constituyen asalariados a tiempo completo seleccionados por sus méritos y competencia técnica); continuidad en el funcionamiento de la organización, asegurada por métodos y normas independientes de las personas reemplazadas; precisión, disciplina y calculabilidad. La burocracia, en este sentido, constituye una organización administrativa diseñada para alcanzar la eficiencia mediante la racionalización. Sin embargo, aparte de las características dirigidas a mejorar el funcionamiento efectivo de una organización, la burocracia también se asocia popularmente con características negativas, como la lentitud, la falta de respuesta, la rigidez, la ineptitud y el elitismo experto de tendencia antidemocrática.

 

Al reflexionar sobre el legado del colonialismo y del imperialismo en el Sur global, es imposible ignorar el papel de la burocracia y su impacto en el tejido social. La mayoría de países del Sur global ha heredado un modelo burocrático desarrollado en el Norte global y fundado en la teoría weberiana que reproduce el dominio occidental. En los países bajo dominio extranjero, la burocracia colonial fomentó el distanciamiento entre los funcionarios gubernamentales y los gobernados, alimentando sentimientos de superioridad racial y cultural que permitieron a administraciones coloniales alejarse del lenguaje eurocéntrico de los derechos y la representación con relación a los grupos y comunidades dominadas, abriendo un abismo enorme entre las reglas burocráticas y el mundo real habitado por las poblaciones subalternas de las zonas colonizadas. Las premisas de la burocracia colonial consistían en documentar y clasificar a las poblaciones subyugadas, controlando todas las facetas de su vida para asegurar la posición hegemónica del Estado colonial mediante una lógica de apropiación y violencia (Santos, 2007).


En la actualidad, los procesos de globalización neoliberal, a pesar de las independencias de las antiguas colonias, han introducido nuevas dinámicas coloniales no solo respecto a los países que fueron colonizados, sino también en el interior del Norte global, como lo evidencia el sometimiento del sur de Europa a los llamados programas de austeridad impuestos por Fondo Monetario Internacional, la Unión Europa y el Banco Central Europeo. Las agencias crediticias y gobiernos extranjeros ejercen una influencia considerable en los procesos políticos del Sur global imponiendo diferentes condiciones para acceder  a préstamos y subvenciones. Varios países se han visto obligados a adoptar políticas de desregulación y privatización a través de los programas de ajuste estructural. También se han visto obligados a eliminar los controles de importación, devaluar la moneda y privatizar empresas estatales. Muchos ya han privatizado sus telecomunicaciones, la gestión de los servicios públicos de salud y educación, los servicios postales, las compañías aéreas, el abastecimiento de agua, los ferrocarriles y los transportes públicos.

 

Hay relativamente pocos estudios sobre las organizaciones burocráticas del Sur global en comparación con los trabajos dedicados a las burocracias del Norte global. La mayoría son llevados a cabo por investigadores occidentales sobre organizaciones occidentales que operan allí. Kanungo (1992) afirma que, lejos de ser un concepto unitario, los modelos burocráticos occidentales presentan diferencias respecto a los de los países del hemisferio sur, por lo que el estudio de estas relaciones debería adoptar un prisma comparativo que, en la línea de las epistemologías del Sur, ayude a dilatar las experiencias del presente y a promover las luchas contra el racismo, el sexismo, el clasismo y el resto de ideologías de la desigualdad alentadas por las burocracias del Norte y el Sur.

 


Referencias y sugerencias adicionales de lectura:


Da Silva, Deonísio (2014), De onde vêm as palavras. Rio de Janeiro: Lexikon Editora Digital.

Kanungo, Rabindra N. (1992), Management in developing countries. Machmilan Press.

Weber, Max (1964), Economía y sociedad: esbozo de sociología comprensiva. México: Fondo de Cultura Económica.

Santos, Boaventura de Sousa (2007), “Beyond Abyssal Thinking: From Global Lines to Ecologies of Knowledges”, Review, XXX, 1, 45-89.

 


Antoni Aguiló es licenciado en Filosofía y doctorado en Ciencias Humanas y Sociales. Desarrolla su labor académica como investigador del Centro de Estudos Sociais de la Universidade de Coimbra, donde integra el núcleo de estudios sobre Democracia, Ciudadanía y Derecho (DECIDe). Sus ámbitos principales de investigación son la filosofía política y las epistemologías del Sur. También es traductor y articulista.

 

 

Como citar

Aguiló, Antoni Jesús (2019), "Burocracia", Dicionário Alice. Consultado a 22.10.19, em https://alice.ces.uc.pt/dictionary/?id=23838&pag=23918&id_lingua=1&entry=24620. ISBN: 978-989-8847-08-9